Casson et al (2019) Latigazos meteorológicos: ayer en Östersund, mañana en Barranquilla

Hace tan solo unos días, ‘Filomena‘ sacaba a los negacionistas del Cambio Global de sus cavernas. Nada mejor que una buena ola de frío para trolear.

Estos días, en contraste, el tiempo primaveral ha sacado a muchos españoles a las calles, a pasear en camiseta, a tomar una caña bien fría en pleno mes de enero.

Si el cambio climático es difícil de comprender y de predecir, la meteorología invernal es particularmente compleja. Los estudios científicos y la prensa suelen centrarse en fenómenos propios del verano cuanto tocan el tema del cambio climático. En verano, las regiones de clima mediterráneo se enfrentan a sequias cada vez más preocupantes y olas de calor sin precedente. Mientras tanto, en invierno, el cambio climático ¿traerá olas de frío?, ¿olas de calor?, ¿precipitaciones torrenciales?, ¿sequías? Se entiende que, ante la duda, los periodistas prefieran mirar para otro lado. Y es normal que el ciudadano medio, el que es racionalista, y el negacionista, se vuelvan todos locos.

Para poner esta locura en orden, Casson et al (2019) acuñan el concepto de latigazos meteorológicos invernales en su paper “Winter Weather Whiplash: Impacts of meteorological Events Misaligned With Natural and Human Systems in Seasonally Snow‐Covered Regions” (doi: 10.1029/2019EF001224).

Explican que, aunque el cambio climático se asocie a un aumento de las temperaturas medias, en realidad se caracteriza por la creciente presencia de eventos climáticos extremos, lo que incluye olas de calor y olas de frío. Ambas tendencias, la ligera subida media de las temperaturas globales y los eventos cortos de mucho más frío o mucho más calor que lo normal, no son auto-excluyentes.

La curva de las temperaturas no solo sube lenta y constante en el tiempo. Además, se agita arriba y abajo cada vez más enérgicamente, como si el dios Zeus estuviese haciendo rope training con ellas desde el origen del tiempo. Basados en este paralelismo, o eso me gusta pensar, Casson et al utilizan un término poco científico pero muy intuitivo para explicar las complejas tendencias climáticas invernales de zonas templadas: Los latigazos meteorológicos invernales. Se trata de los cambios repentinos de temperaturas que ocurren durante la mitad más fría del año y duran cortos periodos de tiempo. Estos latigazos en la curva son las olas de calor en invierno, también llamadas las ‘falsas primaveras’, las olas de frío extremo en invierno, y las olas de frío en los periodos previos y posteriores al invierno.

Latigazos meteorológicos invernales, adaptado de Casson et al (2019)

Casson et al reportan el claro incremento de la frecuencia de este tipo de fenómenos en latitudes medias, y nos advierten que los daños económicos y ecológicos de estos latigazos invernales pueden llegar a superar con creces los propios de la estación cálida.

En los sistemas naturales, los latigazos pueden producir eventos como rotura de ramas de árboles o la muerte de los mismos, daños irreparables en cultivos, inundaciones por derretimiento abrupto de nieve, desregulación en el comportamiento de la fauna salvaje, heladas y desregulación de los ciclos del carbono y otros nutrientes que depuran la atmósfera de contaminación.

En los sistemas socioeconómicos, los autores alertan del riesgo de daños a la propiedad privada, disrupciones en las actividades laborales y escolares, recortes en servicios públicos como el transporte, servicios de emergencia o comunicación, mayor gasto público en reparar todos los problemas anteriores, y estrés en la población.

¿Le suena de algo?

Este mes de enero se ha caracterizado por sus latigazos meteorológicos invernales, como la ola de frío intenso de hace unos días y la ola de calor actual. Es la cara menos conocida, pero probablemente la más peligrosa, del Cambio Global.

Publicado por Ciro Cabal

Soy ecólogo, investigador predoctoral en la Universidad de Princeton (New Jersey, US). Me interesa la ecología teórica de la vegetación, y las interacciones biofísicas entre plantas. También soy ecologista, pragmático más que extremista, pero muy preocupado por el Cambio Global y la poca concienciación social.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: